lunes, 15 de enero de 2018

El universo de Last Exile

Cuando me propusieron hacer una reseña de la serie de anime japonés “Last Exile” para el blog de Steampunk Madrid, mi reacción fue la de preguntar si podía mencionar a mi álter ego, pues hace tiempo decidí ambientarlo en el universo de esta serie. Todo empezó cuando descubrí que casi todos los steamers que estaban a mí alrededor tenían, por lo menos uno y yo, no quería ser menos. El motivo por el cual me interesó el movimiento Steampunk, fue sin duda porque la estética de la época y la ideología romántica del periodo histórico en el que se inspira me atrae poderosamente. Pero no sabía que era un retrofuturismo y tuve que aprender el concepto sobre la marcha.

Debo reconocer que la tecnología de la época resulta un poco frustrante para mí, ya que soy un apasionado de la aeronáutica moderna, por lo que, zepelines, locomotoras, máquinas a vapor con infinitas aplicaciones e incluso autómatas de metal que inspiran cientos de relatos no lograban convencerme para la creación de un universo a la medida de mi propio personaje. Pero rápidamente me dí cuenta de que aquella serie que había visto unos años atrás era ideal para servir de hábitat a la historia de “mi otra vida".

La primera acción a tomar fue averiguar si el mundo de Last Exile podía encajar en las características de un universo Steampunk, pues a priori, no aparecen locomotoras, zepelines o autómatas y la tecnología que se observa, aunque tiene cierto gusto a siglo XIX es claramente superior y distinta a la de aquella época. Comentando con algunos amigos que la habían visto la catalogaron como Steampunk, pero según qué fuentes, la clasificaban como dieselpunk. No obstante a pesar de la controversia, tomé la decisión y empecé a escribir, ya que realmente me gustaba mucho la serie y quería vivir la historia de mi alter ego en ella. Y con la decisión tomada nació Natham Cuesck, piloto de vanships y capitán del aerobuque Albatros.

Vanship de entrenamiento de la Academia militar de cadetes de Anatoray, lugar donde Natham Cuesck cursa sus estudios. (Maqueta elaborada por el autor del artículo)

Llegados a este punto voy a explicar por qué Last Exile se convirtió en una de mis series preferidas. La razón más importante es que como amante de la aeronáutica me fue muy fácil enamorarme de un mundo en el que cualquier persona, incluido dos adolescentes con escasos recursos económicos, surcan el cielo con el aire acariciando sus rostros y la libertad instalada en sus corazones, con la sana intención de ganarse la vida con el “vanship" heredado de sus padres. Un aparato volador que se encuentra a caballo entre un avión de la segunda guerra mundial y un helicóptero, y que para colmo, funciona con la sencillez de la mecánica de un coche antiguo (en cuanto a la facilidad del mantenimiento, pues los propios protagonistas lo reparan). Además, el universo resulta lo suficientemente coherente para crear la historia de un álter ego con la profundidad de un personaje real, pues todo está ideado con sumo realismo. Como por ejemplo algunos aspectos del vuelo visual, la física del vuelo acrobático o los instrumentos de cabina típicos de cualquier avión real.




Modelo de vanship de guerra de Anatoray, perteneciente a la capitana Tatiana Visla, embarcada en el aerobuque Silvana.

LA SERIE

Las protagonistas de la segunda serie, Fam Fan Fan y Giselle Collete, montadas en su famosa vespa, un aparato que también pilota Natham Cuesck.

El mundo de Last Exile se compone de dos series y varios tomos manga que enlazan y complementan las dos partes. Si bien, la segunda también resulta atractiva desde el punto visual y tecnológico, no alcanza en mi humilde opinión la calidad argumental de la primera y que la hace tan especial. Además, no queda clara la conexión entre ambas y esto llega a confundir a las personas que deciden adentrarse en la historia, sin haber leído los mangas o informarse complementariamente.

La primera serie fue creada específicamente para conmemorar el décimo aniversario de la compañía de animación japonesa GONZO. Este hecho queda más que patente en la calidad de la misma en varios aspectos. Para empezar, la gran cantidad de escenas creadas con animación 3D en las que aparecen vanships efectuando maniobras acrobáticas, gigantescos aerobuques enfrascados en cruentas batallas, viajes por océanos de turbulentos vientos, etc. Todas ellas supusieron un esfuerzo enorme para el equipo de animación, que tuvo que emplearse a fondo para llevarlas a buen puerto.

La calidad de la banda sonora que acompaña a cada capítulo, es otra razón de mi afición a la serie. Desde el apasionante tema del opening hasta la dulce melodía del ending, pasando por las cuidadas piezas orquestales que acompañan las diferentes escenas, todas encajan a la perfección y le dan a la historia unos matices que la realzan con un estilo propio e inconfundible. Una banda sonora que personalmente, no me canso de escuchar.

El argumento perfectamente orquestado es complejo y detallado en su justa medida, con un desarrollo progresivo que te mantiene expectante durante cada capítulo. Además, en nada tiene que ver con los típicos animes de instituto, tan habituales en el género hoy en día. Necesité visionarla varias veces y buscar información en Internet para poder entenderla, pero tal vez por ello no me canso de verla de vez en cuando, siempre encuentro pequeños detalles que no había percibido anteriormente. De todas formas, no pertenece al grupo de series con un argumento enrevesado como otros clásicos más conocidos, por ejemplo “Evangelion" o “Akira", por citar algunas.

En cuanto a la diversidad de personajes, queda claro que Claus Valca y Lavie Head son los protagonistas principales junto a Alvis Hamilton. Pero el elenco de Last Exile es numeroso, variopinto y muy importante. Cada personaje añade su propio aporte de realismo al estar construido de manera coherente. Alguno de ellos tienen motivaciones propias y bien podrían protagonizar una serie aparte, como Alex Rowe, capitán del Silvana. Todos los personajes encajan en la historia perfectamente y están conectados, aunque sean secundarios, son indispensables en la trama y también pasan por experiencias que les hacen cambiar. El caso más obvio es el de Dio Eraclea, pero también se encuentra el personaje de Tatiana Visla o la propia vicealmirante Sofia.

Lavie Head, Alvis Hamilton y Claus Valca, protagonistas de la primera serie.

LA TECNOLOGÍA

El fundamento base de la tecnología del universo de la serie se encuentra en el combustible “claudia" y los motores a los que da nombre. Según he podido investigar mientras me documentaba para escribir la historia de mi alter ego, estos motores producirían ingravidez y propulsión al llevar al citado combustible a punto de ebullición, permitiendo a las diferentes naves surcar el cielo.

En los grandes aerobuques las llamadas “unidades claudia" tienen la particularidad de encontrarse en el centro de los mismos y están controladas por miembros de “Guild” que viven literalmente encerrados en su interior. Estos miembros pueden hacer que la unidad abandone el aerobuque si así se lo ordenan, condenando a la nave a un trágico final. El aspecto de los aerobuques varía dependiendo del país, pero a grandes rasgos recuerdan a grandes barcos de guerra por su forma de surcar el cielo y por su armamento. Los de Anatoray tienen blindajes corrugados al mas puro estilo primera guerra mundial, en cambio los de Disith y Guild tienen unos diseños más futuristas, siendo los de estos últimos parecidos a estrellas de mar.

Aerobuque de Anatoray.
Aerobuque de Disith.
Aerobuque de Guild.

UBICACIONES

En la primera serie, la historia gira en torno a tres países o facciones, aunque en algunos diálogos se nombran regiones o ciudades no he encontrado planos detallados de la geografía, aunque hay una razón específica para ello. Como no quiero desvelar detalles importantes de la trama, sólo los mencionaré brevemente.

Anatoray: prácticamente toda la historia de la primera serie transcurre en su territorio y una de sus mayores características es la escasez de agua que sufren.

Disith: la batalla que da comienzo a la serie tiene como objeto la invasión de Anatoray por parte de este país, ya que sus territorios se encuentran congelados y no son aptos para la vida.

Guild: el poder de ésta raza es claramente superior a las demás, disponen de una tecnología mucho más avanzada y físicamente son más capaces, poseen grandes habilidades de combate cuerpo a cuerpo. Todo lo expuesto motiva que actúen como jueces en las disputas que mantienen los demás países.

El misterioso aerobuque Silvana, parte fundamental de la serie.

Plano perteneciente a la segunda serie, que transcurre en un planeta Tierra totalmente cambiado, escrito con su característico alfabeto.

OPINIÓN

Poco puedo explicar sobre el Exile sin desentrañar parte de la trama argumental, lo mejor que puedo hacer es invitaros a descubrirlo por vosotros mismos a lo largo de los veintiséis capítulos de los que se compone la primera serie y los veintitrés de la segunda, pues es la pieza maestra que une todo el universo de esta compleja historia. También os invito a descubrir cómo los personajes se embarcan en alcanzar sus metas o luchar por sus creencias. Pues Last Exile no está exenta de valores éticos de guerreros valerosos o de personas normales que arriesgan lo poco que poseen por hacer lo que creen correcto, o simplemente para cobrarse su justa venganza. Una serie donde tienen cabida sentimientos tan reales como amores no correspondidos y el sufrimiento de pérdidas irreparables que marcan el transcurso de las vidas.

Según mi registro personal, llevo visualizadas cerca de cuatrocientas series, solo entre animación o de imagen real japonesas y coreanas. Last Exile fue una de las primeras y a día de hoy, de vez en cuando vuelvo a ella porque la considero una obra de arte. No hay muchas series que hayan logrado emocionarme de la misma forma.

La razón principal es que Last Exile me resulta idílica por el estilo de vida y las posibilidades de un mundo sin las normativas legales y económicas que convierten a la aviación actual en un mundo tan rígido y elitista. Volar en un vanship con la facilidad con la que en la actualidad conducimos nuestros vehículos es cuando menos tentador.

Surcar el cielo azul en busca de aventuras y paisajes desconocidos, como los famosos pioneros de nuestra  histórica aviación, es la viva imagen del romanticismo aeronautico. Además volar es mágico en sí mismo y yo adoro volar. 

Diseño de los personajes (Tatiana Visla)

No quiero acabar esta reseña sin citar al menos a los máximos responsables de la franquicia. El director de las dos series fue Koichi Chigira, el diseño de los personajes corrió a cargo de Range Murata y el director de producción fue Mahiro Maeda, que junto con el director ya habían trabajado en la serie Blue Submarine N°6, una de las primeras en utilizar animación informática. A esta ficha técnica hay que añadir que la primera serie se emitió en 2003, mientras que la segunda no llegó hasta 2011.

Diseño de los personajes (Lavie Head)

Quiero informaros que hace un tiempo se puso a la venta una reedición de la primera serie en formato blue-ray, en la que la remasterización ha mejorado su calidad notablemente. Viene con unos libros que contienen datos, curiosidades y dibujos que ayudan a comprenderla y conocerla mejor. En cuanto a la segunda, es casi imposible hacerse con un original que tenga subtítulos en castellano (pues recomiendo verlas en su versión original) e incluso su visualización completa on-line es complicada.
Para finalizar me gustaría dar las gracias por permitirme hablar de ésta maravillosa serie y vuestro tiempo para leer el post. Quiero apuntar que he evitado desgranar cualquier parte de la trama principal, porque mi intención es animaros a que os adentréis vosotros mismos en ella y la disfrutéis con la misma intensidad que lo hago yo.


Despliegue de la nueva edición blue-ray de la primera serie.
Un afectuoso saludo a todos,
Jorge Cabrera.

3 comentarios:

  1. Un artículo muy completo. Me han dado ganas de ver la serie.
    Gracias por tu tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Que buen articulo lo que yo no sabia era que habia manga entre las 2 temporadas,pero aun asi me gusto mucho la primera pensaba que en su comienzo estaba algo aburrida pero mientras avanzaba la historia me atrapo hasta que me entere que iban a sacar una segunda temporada despues de varios años la mire y puedo decir que tiene muy buenas historias.

    ResponderEliminar